Hoy cerrado
Mañana abierto: 09:00-21:00

siken

Los sustitutivos de comida son preparaciones con todos los nutrientes que aporta una comida y que tu cuerpo necesita. Te ayudan a adelgazar o mantener tu peso dentro de una dieta baja en calorías. Sus principales características son:

  • Pueden sustituir una comida porque aporta los nutrientes necesarios para poderla sustituir, manteniendo la ingesta de calorías controlada. Es decir, un sustitutivo de comida tiene proteínas, hidratos de carbono, fibra, vitaminas, minerales y grasa.

  • Nuestro cuerpo la necesita grasa también, pero de forma controlada. Las calorías que contiene un sustitutivo de comida provienen de los ,hidratos de carbono las proteínas, y las grasas. Pero tienen un menor contenido de calorías, exactamente el adecuado para poder ser sustitutivo y que sustituyendo dos comidas principales al día, dentro de un dieta hipocalórica, te ayude a adelgazar.

  • También contienen fibra, muy importante para favorecer el tránsito intestinal.

Para qué sirven

Los sustitutivos de comida sirven para sustituir una o dos de las comidas principales del día.

  • Si quieres perder peso, sustituir dos de las comidas principales del día por un sustitutivo, en el entorno de una dieta baja en calorías, te ayudará.

  • Pero si lo que quieres es mantener tu peso, bastará con que sustituyas una de las comidas. Recuerda que es necesario que el resto de la alimentación de tu día sea equilibrada  o baja en calorías.

Además, en estos tiempos de estrés, no siempre hay tiempo para cocinar. Cuando la hora de la comida te pilla sin nada preparado, las opciones hipercalóricas estarán ahí haciéndote ojitos. Si quieres evitarlas, tener sustitutivos de comida en el cajón te facilita la tarea de comer algo delicioso que no te ponga kilos en la figura.

El secreto de los sutitutivos de comida está en aportarte todo lo que necesitas y no ponerte nada de más. ¿Calorías? Pues sí, tienen, pero solo las necesarias. Pero si hablamos de efectividad hay que tener en cuenta un par de cosas más. Por un lado, el resto de lo que comes durante el día. De nada sirve que tengas controladas las calorías en las barritas o batidos si están descontroladas en el resto de tus comidas. Recuerda: el resto de tu dieta debe ser baja en calorías. ¿Te imaginas cuál es la segunda cosa? ¡El deporte! Si eres una persona sedentaria sabemos que te va a costar, pero te aseguramos que va a merecer la pena. Puedes comenzar por algunos ejercicios fáciles de cardio fitness, por ejemplo. ¿Has pensado en caminar rápido? Ya sabes lo que dicen: quien mueve las piernas, mueve el corazón y eso es garantía de futuro.

TIPOS DE SUSTITUTIVOS DE COMIDA

En Siken tienen diferentes tipos, y varios sabores, para que puedas elegir el que mejor se adapte a ti, tu ritmo de vida y tus gustos. Te contamos cuáles son:

Barritas

Las barritas sustitutivas pueden ayudarte a adelgazar y son una de las opciones más fáciles de llevar contigo, aunque no es el único formato to go que encontrarás. Para sustituir una comida son necesarias dos barritas y puedes combinar sabores. 

En la gama Siken encontrarás los siguientes:

  • Chocolate
  • Cookie
  • Frutos del bosque
  • Naranja.
  • Cacao y avellanas.
  • Yogur manzana

Batidos

Puede que sea el formato más conocido. Los batidos sustitutivos son un recurso estupendo en esos días en los que el tiempo no sobra, porque son la opción más fácil de consumir: solo hay que abrir y beber. Encontrarás los batidos en cuatro sabores:

  • Batido de chocolate
  • Batido de vainilla
  • Batido de capuchino
  • Batido fresa yogur

Todos están disponibles en formato para llevar: agitar y ¡disfrutar! Con un batido estarás sustituyendo una comida y puedes llevarlo contigo en días de mucho trabajo, o para aquellas jornadas maratonianas que acaban por la noche después del gimnasio. 

Natillas

Quizá sean las más desconocidas de la gama de sustitutivos Siken. Está disponible en tres sabores: vainilla, brownie y tarta de queso y limón.Su formato es en sobres para mezclar con agua: con una natilla sustituirás una comida. Su textura y su sabor te enamorarán.

La ecuación para el éxito es sencilla: sustituye alguna de las comidas del día, lleva el resto del día una dieta baja en calorías y comienza a moverte. Comenzarás el círculo vicioso de las endorfinas: te sentirás bien y el cuerpo te pedirá que lo repitas. Y ahí estarás poniendo la semilla para un futuro mejor. ¿Te animas a iniciar el cambio?