Hoy abierto: 09:00-14:00
Mañana cerrado

¿Sabes cómo y dónde guardar los medicamentos en casa?

Seguro que tienes un rincón en casa dedicado a tu botiquín, con el material de curas, y medicamentos de uso más común, así como medicamentos para tratamientos más específicos. Pero ¿los guardas en el lugar más adecuado? ¿Con las condiciones que requieren para mantener sus efectos? ¿Están organizados de la mejor manera?

Estas y otras son preguntas a las que es conveniente saber responder para evitar errores, favorecer la adherencia al tratamiento y tratar de garantizar la seguridad y la máxima eficacia de los medicamentos en el momento de su toma.

CONSERVA LOS MEDICAMENTOS LEJOS DE LA HUMEDAD

Es muy habitual conservar los medicamentos en espacios de la casa como el baño y la cocina. Contrariamente a lo que se suele pensar, son lugares donde no es conveniente guardar tu botiquín. Estas estancias del hogar están sometidas a mayores cambios de temperatura y presentan mayor humedad que puede afectar a su efectividad. Además, solemos tener en ellas artefactos que son fuentes de calor (como pueden ser las estufas, los hornos, etc.), también poco recomendadas.

Por lo tanto, a la hora de guardar tus medicamentos evita estos espacios y recuerda encontrar una ubicación sin humedad, calor excesivo y luz directa.

Si hay menores en la casa, ten presente guardar los medicamentos en un lugar de difícil acceso para ellos. Una buena opción puede ser un armario cerrado y elevado libre de humedad, calor y luz directa.

medicamentos en casa

REVISA PERIÓDICAMENTE LA CADUCIDAD

Para garantizar la seguridad en la toma de los medicamentos, cuando los tengamos en casa, también es importante revisar periódicamente su caducidad. Para hacerlo, ten cuidado de guardar los medicamentos en su envase original y junto con su prospecto.

El envase y el prospecto tienen toda la información que necesitas consultar, además de la caducidad, aspectos como la composición, normas de uso, indicaciones, efectos adversos, etc. Al mismo tiempo, este envase original protege el medicamento de factores como la humedad, caídas accidentales, o el calor excesivo.

Además, conservarlos ayudará a evitar errores de medicación que pueden repercutir en tu bienestar y en el de tu familia.

Por otra parte, nunca conserves medicinas caducadas, que ya no utilizas o que no sabes por qué se toman. Pero no las lances a la basura, llévalas al punto SIGRE de tu farmacia para garantizar el tratamiento de estos residuos de la manera más segura para las personas y el entorno.

BOTIQUÍN BÁSICO EN CASA

Más allá de los medicamentos específicos para un tratamiento determinado, es conveniente que guardes en casa, un botiquín básico.

Incorpora a él antipiréticos, analgésicos suaves, como paracetamol, ibuprofeno, y suero fisiológico estéril. También antiséptico para pequeñas heridas como solución yodada o clorhexidina en solución. Ten en casa también tiritas, esparadrapo, gasas estériles, tijeras, pinzas, crema para quemaduras, alguna crema con antihistamínico para picaduras o pequeñas reacciones alérgicas y la medicación básica de cada miembro de la casa si es que padece alguna patología crónica o recurrente.

Es recomendable mantener una distribución que separe el material básico de cuidado, los medicamentos de uso más habituales y aquellos medicamentos que requieren de prescripción médica y responden a un tratamiento concreto. En el caso de pacientes con medicación crónica, recuerda que puedes preguntar a su farmacéutico sobre el Servicio de Dosificación Personalizada (SPD), por el que en la farmacia te organizan tu medicación por días y tomas para garantizar la correcta adherencia y la eficacia del tratamiento.