Hoy abierto: 09:00-21:00
Mañana abierto: 09:00-21:00

Consejos para una boca sana

Para mantener una boca sana es necesario mantener unos cuidados básicos. Estos van desde la limpieza diaria a las visitas al dentista, pasando por la elección de los productos de higiene que se adecúan a tus necesidades. 

Debes tener en cuenta que a través de la boca se ingieren los alimentos y, junto con la nariz, forma parte de las vías respiratorias. Son necesarias una correcta limpieza y cuidados para evitar enfermedades bucales y dentales, como caries, gingivitis o halitosis. De esta forma puedes prevenir posibles afectaciones orgánicas, además de mantener un buen aspecto personal.

CONSEJOS PARA UNA BOCA SANA

1. La salud de los dientes

Además de la limpieza adecuada, la alimentación juega un papel fundamental en mantener una boca sana y cuidada. La digestión comienza en la boca, esto significa que los alimentos inician un proceso químico para poder asimilarlos.

En este proceso, los azúcares, que son los más propensos a provocar caries, quedan en la superficie y entre los dientes haciendo que la placa bacteriana produzca ácidos que degradan el esmalte. Por este motivo, el cepillado debe realizarse tras cada comida principal evitando así que se produzca este proceso. 

En tu dieta, recuerda que existen alimentos que previenen la aparición de caries como:

  • Alimentos ricos en fibra o integrales. Al tener que ser masticados por mayor tiempo hacen que se produzca más saliva (lo cual evita que se reproduzcan las bacterias con mayor facilidad).
  • Alimentos que contengan magnesio. Ayudan al refuerzo y correcta formación de los dientes. 
     

2. Para mantener los dientes blancos

Debido a hábitos como el tabaquismo y a ciertos alimentos como el café o el té, los dientes pueden mudar de un color natural blanco a colores amarillentos que afean la sonrisa.

La mejor opción es la limpieza diaria con productos adecuados pudiéndose potenciar con el uso de pastas dentífricas blanqueadoras o kits de blanqueamiento completo.

3. Para mantener las encías sanas

Las encías se inflaman en cuanto existe algún problema, ya sea sarro acumulado o infecciones más graves. Ante las molestias e inflamación, se aconseja acudir al dentista.

Es importante saber que la inflamación de las encías aumenta la posibilidad de padecer enfermedades de otro tipo, pudiendo afectar al sistema digestivo o respiratorio.

Para mantener las encías en perfecto estado, limpia tus dientes tras cada comida, masajeando las encías y no olvides limpiar el espacio interdental.

Es recomendable realizar una revisión al menos una vez al año. Aunque debe ser el dentista el que indique cuando es aconsejable realizarla para evitar la inflamación de encías y acumulación de la placa bacteriana entre el diente y la encía.
 

4. Cómo y cuándo cepillarse los dientes

Para que tu cepillado sea correcto debes usar un cepillo de dientes y una técnica adecuada, además de una pasta dentífrica de calidad suficiente.

Técnica de cepillado adecuado:

  • Cepilla los dientes al menos 3 veces al día, después de las comidas principales.
  • Posiciona vertical el cepillo y mueve de arriba abajo en los dientes superiores y de abajo hacia arriba en los inferiores. No olvides la cara interna de los dientes.
  • Realiza movimientos circulares sobre la superficie de las muelas, por donde masticas. Hazlo desde la encía hacia la parte superior de los dientes, como si estuvieras barriendo sobre el diente.
  • Cepilla la lengua, donde se acumulan muchas bacterias en la boca, con un cepillo específico para ello.

Boca sana

Consulta al farmacéutico sobre el tipo de cepillo más recomendable en función de tus necesidades (dientes sensibles, inflamación de encías, halitosis o caries).

En general, se recomienda un cepillo de cerdas de nylon suaves, ya que proporcionan una mayor limpieza. Además de que las cerdas de este tipo no dañan el esmalte. Cambia tu cepillo como mínimo cada tres meses.

Sigue estos consejos y mantén tu boca sana. Recuerda que tu farmacéutico puede recomendarte los hábitos y productos que mejor te ayudan a cuidar tu salud bucal, sin olvidar acudir al dentista mínimo una vez al año para su revisión.